Frida Kahlo: su vida y obras

Frida Kahlo fue una artista mexicana que ha pasado a la historia del arte contemporáneo y cuya imagen: vestidos típicos mexicanos, cejas pobladas y mirada potente, está en el imaginario colectivo de varias generaciones. Sin embargo, ¿cuánto sabes sobre su vida y sus obras?

El arte de Frida Kahlo indudablemente ha estado marcado por su vida personal. A traves de él, la artista ha encontrado una manera de plasmar los diferentes acontecimientos trágicos que ha vivido, visibles en sus pinturas. En este artículo de Spoots queremos acercarte más a la vida y obra de Frida Kahlo que, aunque quisiéramos, no podríamos separarlas.

Biografía

Frida Kahlo nació el 6 de julio de 1907 en México, concretamente en Coyoacán, en la Casa Azul. Esta casa es hoy en día un museo dedicado a la autora. Su padre era alemán y su madre mexicana descendiente de españoles y de indios americanos. A los 6 años de edad contrajo la poliomelitis, enfermedad que la obligó a estar 9 meses en la cama y a someterse a diversas operaciones. Como consecuencia le quedaron secuelas motrices de por vida, como por ejemplo, su pierna derecha mucho más delgada que la izquierda.

El accidente

Hasta el día 17 de septiembre de 1925 su vida fue relativamente tranquila (obviando las secuelas de la enfermedad de su infancia), pero esa fecha marca un antes y un después en su vida: Frida Kahlo sufrió un accidente mientras viajaba en el autobús, que le partió la columna vertebral, varias costillas, la clavícula y la pelvis, además de sufrir otros daños, entre ellos las consecuencias de que una pieza de hierro se le clavara en el abdomen, haciendo que ya nunca pudiera tener hijos y que sufriera horribles dolores durante gran parte de su vida.

A raíz de este accidente pasó mucho tiempo en la cama y fue sometida a innumerables operaciones. El accidente le hizo replantearse su vocación (estaba estudiando medicina) y empezó a pintar para pasar mejor el tiempo que tenía que estar postrada y para liberarse de los fantasmas y sufrimientos que la atormentaban. Es en este momento de su vida que comienza su amor y necesidad por el arte y la pintura.

El amor de su vida

Años después, en 1929, y contra el deseo de su familia, Frida Kahlo se casó con el muralista Diego Rivera que era 20 años mayor que ella. Se conocieron a través de amigos en común que frecuentaban en diferentes tertulias y exposiciones de arte. Su historia de amor fue muy pasional e intensa, pero no estuvo exenta de problemas. Ambos tuvieron romances con otras personas mientras estaban juntos y en 1939 se separaron, aunque al año siguiente se volvieron a juntar. Frida era bisexual y varios de sus sonados affaires incluyeron al revolucionario León Trotski o a la bailarina Josephine Baker.

Sus pinturas

Frida pintó 143 cuadros, de los cuales 55 fueron autorretratos. Su obsesión por retratarse a sí misma se puede entender como una forma de terapia a través del arte: pintándose se liberaba de sus demonios interiores. Sus cuadros también están llenos de animales y símbolos que el espectador puede interpretar a su antojo, pero que Frida pintó con una intención concreta.

Sus pinturas, que muchos críticos relacionan con el surrealismo, fueron muy rompedoras para su época, porque reflejaban aspectos de la vida de una mujer que por el machismo imperante en la sociedad hasta ese momento no se habían sacado a la luz. Sin duda son una explosión de color y, aunque son figurativos, tienen una reminiscencia expresionista y muchos elementos surrealistas. A ella le gusta utilizar elementos de diferentes tradiciones y reunirlos en sus cuadros. Algunas de sus obras más emblemáticas son:

«Henry Ford Hospital»

En esta pintura, la artista plasma uno de los momentos más difíciles de su vida: en el año 1932 mientras vivía con Diego Rivera en Estados Unidos, sufre un aborto natural y es a partir de ese momento que le aseguran que nunca podrá tener hijos. 

«El abrazo de amor del universo»

Una obra llena de simbolismos, a donde podemos ver en primer lugar la figura de Diego Rivera, su gran amor, en sus brazos, protegiéndolo como a un niño. También es muy fuerte la imagen de la madre naturaleza representando la infertilidad, y reflejando también su imposibilidad de tener hijos.

«Autorretrato con el pelo suelto»

Una obra que transmite el deseo de reafirmar su identidad, y a donde se la ve con el cabello suelto, algo pocas veces habitual en ella, y que se atribuye a su deseo de agradar a Diego Rivera, quien adoraba su cabellera negra y larga. «Aquí me pinté yo, Frida Kahlo, con mi reflejo en el espejo. Tengo 37 años y es Julio de 1947. En Coyoacán, México, el sitio en donde nací”.

«La columna rota»

Sin duda una de las obras más desgarradoras de Frida Kahlo. Un autorretraro que representa las graves heridas y múltiples operaciones que ha sufrido luego de su accidente. Se puede ver todo su cuerpo lleno de clavos, representando los terribles dolores que sufría, y uno especialmente grande a la altura de su corazón, lo que representa que el dolor no sólo era físico, sino que también cargaba con una gran tristeza.

 


¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3.748 votos, promedio: 4,02 de 5
Cargando…