Mitos y verdades sobre los tatuajes

Mito: Si te tatúas de joven lo lamentarás cuando estés viejo

Hoy en día, ver a una persona con tatuajes es de lo más normal. Personas de todas las edades, religiones, clases sociales y profesiones han decidido marcar en su cuerpo algo significativo, o utilizarlo como un lienzo humano.

La historia del tatuaje empezó hace más de 5000 años, y es tan diversa como personas han hecho uso del mismo. Los tatuajes son creados insertando tintas de colores bajo la piel. Se ha utilizado en diversas culturas, religiones y hasta para catalogar jerarquías dentro de distintos grupos criminales. Al ser el uso del tatuaje tan amplio, acompáñanos a conocer los mitos y verdades sobre los tatuajes que más se han comentado en el mundo.

Mito: El tatuaje es una práctica moderna

Aunque haya personas que piensen que el tatuaje es una práctica que se realiza en la modernidad, o a partir del siglo XX, esta es una creencia incorrecta. En 1991 se encontraron los restos momificados de “ötzi el hombre de hielo”, el cuerpo humano mejor preservado que se tiene de hace 5.000 años. La piel contaba con más de quince tatuajes, y la posición de los mismos llevó a los científicos a creer que fueron realizados como un tratamiento para aliviar los dolores de la artritis. De la misma forma se han encontrado evidencias de tatuajes en diferentes culturas y tribus milenarias: Japón, Polinesia, China, Indonesia, Nueva Zelanda, Africa, Grecia, Latinoamérica, Inglaterra, Alemania y el Medio Oriente.

Verdad: El tatuaje es una forma de arte

 

Efectivamente, muchos consideran que la práctica del tatuaje es una complejísima forma de arte. Sin embargo, un buen tatuaje puede ser arte pero un mal tatuaje no lo es. Para realizar un tatuaje de forma adecuada se tiene que tener mucho conocimiento de dibujo, de color, del cuerpo humano y una buena apreciación estética. Búscate a un buen tatuador, quienes no en vano son llamados en inglés “tattoo artists“.

Mito: Una persona tatuada no puede conseguir trabajo

 

Aunque hace 20 años los tatuajes no estaban muy bien vistos en la sociedad contemporánea, esta realidad ha cambiado. Hoy en día muchas personas de todas las profesiones exhiben tatuajes. No creo que un cientifico de la NASA, un cirujano, un jefe editorial o un político tatuado aprecien mucho una afirmación de este estilo. Si bien hay trabajos que exigen tapar los tatuajes durante el horario laboral, esto hoy en día no suele ser motivo para no aplicar a un puesto laboral, siempre y cuando no sea un tatuaje demasiado expuesto, como en la zona del cuello o rostro.

Verdad: Un buen tatuaje es costoso 

Esta afirmación suele ser cierta, aunque no categórica. Un excelente y talentoso tatuador puede ofrecerte una buena oferta si le interesa mucho el tatuaje. Sin embargo, hacer un buen tatuaje implica trabajar con buenos y costosos materiales e invertir muchas horas de trabajo y concentración. No busques tatuador basandote únicamente en su precio, ya sea este costoso o económico. Enfócate en revisar las fortalezas del tatuador viendo su portafolio. Sin embargo, sí se suele recomendar, que para hacer un buen trabajo, se necesita una buena inversión.

Mito: Si te tatúas de joven lo lamentarás cuando estés viejo

 Mito: Si te tatúas de joven lo lamentarás cuando estés viejo

Muchas personas piensan que el tatuaje es disfrutable mientras el cuerpo esté joven y la piel tersa. Sin embargo, esto pareciera no ser cierto. La encuestadora estadounidense, Harris, llegó a la conclusión después de encuestar a personas del año 2003 al 2008, que el 84% de las personas no lamentan haberse tatuado. El 16% restante afirman haberse tatuado muy jóvenes, haber elegido un mal tatuador o no haber pensado bien el diseño.

Mito: Si tengo tatuajes no puedo ser donante de sangre u órganos

 

Otro mito falso que corrió de boca en boca durante mucho tiempo, y ya ha sido desmentido por infinidad de especialistas. Las personas que tengan un tatuaje sí que pueden ser donantes de sangre. La única salvedad que se debe hacer al respecto, es que deben haber pasado más de 6 meses desde el momento en que se realizó el tatuaje. No existen enfermedades de la piel que puedan asociadas a los tatuajes que impidan ser donante.

Lo mismo sucede con la donación de órganos y los tatuajes: no existe problema alguno, siempre que se hayan hecho los correspondientes análisis y estudios para corroborar que tanto la sangre como los órganos del paciente están saludables.



Sabías qué...

La palabra tatuaje proviene de “tatau” en bahasa, la lengua oficial de Indonesia. “Tatau” significa marcar algo.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3.206 votos, promedio: 4,01 de 5
Cargando…