¿Por qué existen los años bisiestos?

Como todos nos recordamos, un año normal tiene 365 días, por lo que es de extrañarse que cada 4 años nos digan que el año tiene 366 días, a lo que se llama un año bisiesto, recayendo ese día extra en el mes de febrero (que ese año pasa a tener 29 días en vez de los normales 28). Te contamos con más detalle por qué se produce esta variación cada 4 años. 

Por qué ocurre el año bisiesto

El año bisiesto se agrega cada 4 años para ajustar las revoluciones de la Tierra alrededor del sol con el calendario que usamos actualmente, que es el calendario Gregoriano, ya que existe un pequeño desfase que se va acumulando con cada año. Como la duración del año depende de cuánto tiempo demore la Tierra en dar una vuelta al sol, es bueno llevar esto a números. Para que la Tierra dé una vuelta completa al Sol, pasan 365,242 días, o lo que es lo mismo, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45 segundos. A este lapso de tiempo se le llama año tropical.

Como habrás notado, el año tropical no es de exactamente 365 días sino que quedan sobrando 5 horas, 48 minutos y 45 segundos, lo que redondeando da 6 horas. Estas 6 horas de más se van acumulando, por lo que cuando acumulan un día completo (6×4=24 horas, esto es, cada 4 años), entonces este día se agrega al calendario. Para que puedas darte una idea, si a nuestro calendario Gregoriano de 365 días no se le agregara este día adicional cada 4 años, en un espacio de tiempo de 50 años, ¡habría un desajuste en el calendario de 12 días!

 

¿Cuáles son los años bisiestos?

Para que un año pueda ser bisiesto en el calendario Gregoriano, se deben cumplir 2 condiciones:

  1. El número del año debe ser dividido por 4;
  2. Si el número del año puede dividirse perfectamente por 100 pero no por 400.

Siendo así, los años 2000 y 2400 son años bisiestos, pues cumplen las 2 condiciones. Como sabemos que el año 2000 es bisiesto, tenemos que ir sumando de a 4 para saber los siguientes años bisiestos (2004, 2008, 2012, 2016, 2020, 2024,…). Sin embargo, cuando lleguemos al año 2100, sabremos que no será bisiesto, pues si bien puede dividirse por 4 (2000/4=500), también se puede dividir por 400 (2000/400=5). Siendo así, el año 2096 será bisiesto y de ahí el próximo bisiesto será el 2014. 

Origen de los años bisiestos

El conocimiento de tener que agregar un día extra cada 4 años no es algo nuevo, pues proviene de tiempos tan antiguos como los del Imperio Romano. En ese tiempo existía el calendario Juliano (pues fue introducido en el reinado de Julio César), el cual también le agregaba un día a Febrero, pero para que un año fuese bisiesto, solo imponía la condición de que fuera divisible por 4, lo cual solo vino a ser corregido por el calendario Gregoriano en la Edad Media.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…